Abrazos que engordan

Abrazos que engordan

Desde hace unas semanas mi cuerpo me pide que abrace a la gente. No importa si son personas conocidas o desconocidas. Simplemente abrazo y lo hago cuando percibo que tiene sentido que abrace de forma espontánea. Es un estímulo que me surge de forma natural, y que sorprende a los demás.

Creo que ahora ya sé porque lo hago. Siento que con cada abrazo agradezco quién soy y agradezco todo lo que tengo. Son abrazos de verdad, con intención. Es como si se parara el tiempo y se encapsularan y mezclaran las emociones. Abrazar me ayuda a soltar y compartir mis emociones con los demás. Abrazar es para mi la manera de agradecer, entregándome en cuerpo y alma a la otra persona, sin esperar nada a cambio.

Estoy aprendiendo a ser agradecida para disfrutar mas de las pequeñas situaciones de la vida. Son momentos que son un regalo. Son momentos mágicos, de conexión máxima. Cada día voy a rehabilitación y Francisco Calvo, mi fisioterapeuta del centro de rehabilitación de Asepeyo en Sant Feliu de Llobregat, es hoy mi persona de mayor confianza y aprecio. Su ayuda es clave para recuperar la movilidad de mi hombro. Y la mejor manera que encontré para agradecérselo fue abrir mis brazos y rodear su cuerpo. Fue un abrazo sin avisar. Estuvimos unos 20 segundos abrochados con nuestros brazos. No dije nada. El abrazo habló por si solo.

Abrazar es abrir la mirada a los demás. Es un gesto de agradecimiento y gratitud. Con cada abrazo tomo aún más consciencia de lo mucho que valoro la vida y lo mucho que necesito la conexión con los demás.

Los abrazos engordan. Te invito a que abraces más a los que te rodean y a los que pasen por tu vida. Es una experiencia única, que despierta emociones de todo tipo, y que deseo que se convierta en una costumbre más y más habitual.

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn

Espero que este artículo te haya resultado de gran ayuda.

Si quieres que hablemos sobre cómo pedir para conseguir tus objetivos, contáctame en silvia@silviabueso.com y exploraremos juntos soluciones para ti

Aquí puedes acceder al primer capítulo de mi primer libro sobre El Arte de Pedir. Pedir no es vergonzoso. Pedir es un arte. Estoy escribiendo este libro para ti.

Te invito a que te suscribas a mi newsletter y así recibirás informaciones de tú interés sobre
El Arte de Pedir.

Un fuerte abrazo y muchas gracias, pedirólogo,
por estar aquí.

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. Justo el pasado wkend, y no es broma, enseñaba a mis dos hijos a abrazar a su abuela y a sus tíos, para que apreciaran justo ésto, la gran diferencia entre estrecharse la mano, darse un beso (incluso dos), con la de un gran, fuerte ó largo abrazo con otra persona.
    Desde muy pequeños, que importante hacerles ver yá, tal enorme diferencia…
    Muy de acuerdo con la publicación y su importancia en explicarlo, practicarlo y propagarlo.
    Los niños asombrados, reaccionaron de forma estupenda y con una agradable sonrisa y admiración. Aprendieron!!

    1. ¡Hola, Marc! Nos encanta que nos abras tu corazón y saber más de vuestras experiencias. ¡Hay que abrazarse!

Deja un comentario

Suscripción al Blog

Ingresa tu correo electrónico para recibir las últimas notificaciones del blog.

Categorías

También podría gustarte...

Último Tuit

¿Te atreves a
conseguir sin tener
que pedir?

Suscríbete y descárgate el test del pedirólogo, y cambia de chip para superar tus miedos o bloqueos para pedir y conseguir

¡Métele caña al pedirólogo que ya eres!

SilviaBueso_logo_blanco-azul

El secreto para pedir pasa por dar a los demás. Pedir es la clave para hacer realidad tus propósitos.

Contacto

Para agendar una primera sesión gratuita y
sin compromiso, o solicitar una conferencia o taller sobre cualquiera de las vertientes de ‘El Arte de Pedir’, puedes contactarme a través de:

  • Lun - Vie : 9:00 - 18:30

© Silvia Bueso 2018. Todos los derechos reservados