Gestos y miradas que curan

Gestos y miradas que curan

Son las 5 de la tarde y voy a rehabilitación. Aún con un poco de dificultad, me visto y ato los zapatos. Llevo unos 45 días yendo y quiero destacar que cada día voy con una sonrisa, una gran sonrisa. Me pregunto qué me hace sonreír tanto.

El centro de rehabilitación es mi nuevo oasis para relajarme y cuidarme. Así es. Suelto mis miedos y sentimientos, y todos mis compañeros parecen entenderme, sin tener que explicarme mucho. No nos conocemos de nada y al mismo tiempo parece que fuimos al cole juntos. Lo reconozco. Les estoy cogiendo cariño.

Tengo una nueva pandilla de amigos. Nos echamos buenas risas, discutimos sobre temas de actualidad y sobre todo nos apoyamos y celebramos pequeñas mejorías, que yo misma a veces ni aprecio. Nos cruzamos miradas de cariño y complicidad mientras hacemos ejercicios para recuperarnos de nuestras lesiones. La decoración del centro no importa. Lo que realmente importa es que todos nos abrimos y compartimos historias de vida y sentimientos.

Hablar y compartir es la mejor medicina para recuperarte de una lesión o de un accidente. Así el centro de rehabilitación se convierte en nuestra casa, en un refugio acogedor y seguro. No hay rangos ni jerarquías. Cada uno tiene una profesión bien distinta y opiniones diversas, y nos une las ganas de recuperar la salud y el buen ánimo.

¿Cómo sería bautizar el centro de rehabilitación con el nombre ‘el refugio de los enchufados a la vida’? Me gusta. Es más sexy y sugerente, y creo que invita más a ir. Además, es justamente lo que ocurre. Cada uno a su manera encuentra la forma de agarrarse de nuevo a la vida, reconociendo carencias o mermas físicas por las lesiones sufridas y aceptando con paciencia la experiencia de cuidarse y curarse.

Doy las gracias a todos mis colegas del centro de rehabilitación. Y lo digo en voz alta y mayúscula. Sola no lo estaría consiguiendo. Sus gestos y miradas me curan. Verlos me alegra el día y me libera y reconforta compartir mis emociones con ellos. Nunca pensé que me gustaría tanto ir al centro de rehabilitación. Y ahora creo que me costará abandonarlo.

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn

Espero que este artículo te haya resultado de gran ayuda.

Si quieres que hablemos sobre cómo pedir para conseguir tus objetivos, contáctame en silvia@silviabueso.com y exploraremos juntos soluciones para ti

Aquí puedes acceder al primer capítulo de mi primer libro sobre El Arte de Pedir. Pedir no es vergonzoso. Pedir es un arte. Estoy escribiendo este libro para ti.

Te invito a que te suscribas a mi newsletter y así recibirás informaciones de tú interés sobre
El Arte de Pedir.

Un fuerte abrazo y muchas gracias, pedirólogo,
por estar aquí.

Esta entrada tiene un comentario

Deja un comentario

Suscripción al Blog

Ingresa tu correo electrónico para recibir las últimas notificaciones del blog.

Categorías

También podría gustarte...

Último Tuit

¿Te atreves a
conseguir sin tener
que pedir?

Suscríbete y descárgate el test del pedirólogo, y cambia de chip para superar tus miedos o bloqueos para pedir y conseguir

¡Métele caña al pedirólogo que ya eres!

SilviaBueso_logo_blanco-azul

El secreto para pedir pasa por dar a los demás. Pedir es la clave para hacer realidad tus propósitos.

Contacto

Para agendar una primera sesión gratuita y
sin compromiso, o solicitar una conferencia o taller sobre cualquiera de las vertientes de ‘El Arte de Pedir’, puedes contactarme a través de:

  • Lun - Vie : 9:00 - 18:30

© Silvia Bueso 2018. Todos los derechos reservados