Dale alas a tu intuición

Dale alas a tu intuición

Abre los ojos, observa y escucha tus primeros pensamientos intuitivos. Dicen que en pocos segundos ya construimos en nuestra mente una primera impresión sobre las personas que coinciden en nuestra vida. Despierta y ponle voz a tu intuición. Te sorprenderá y sorprenderás, y sobre todo aprenderás y descubrirás más sobre cómo relacionarte con los demás.

En las semanas que llevo yendo a rehabilitación, mi intuición está en pleno rendimiento. Estoy viviendo momentos de pura vitamina. Observo con curiosidad a mis nuevos y desconocidos compañeros y la creatividad se me dispara. Mi cuerpo está en alerta y mi estómago es el epicentro de mis intuiciones. Siento que mi estómago se remueve y de repente lanza una luz a mi cerebro como si la intuición fuera ya una certeza. Entro en un espacio mental en el que mi imaginación me invita a entrar en la vida de mis compañeros.

Con Rosendo coincido cada tarde. Cuando el llega, siento su energía. Es un hombre de movimientos discretos y serenos. Es de aquellas personas que dejan espacio y escuchan. Maneja el silencio con soltura y sus escuetas palabras llegan cuando ha escuchado a los demás. Me llega que es una persona inteligente, querida y respetada, y sobre todo alguien que tiene la palabra justa para cada momento.

‘Eres creativa, te gusta el mundo de la imagen y en concreto la moda’. Lo lancé  así de claro y clarinete. Laura me miró perpleja y me dijo que había hecho diana. Me llamó la atención su chispa, naturalidad y espontaneidad. Algo en su mirada me hablaba de su esencia como artista, con un estilo rebelde, que deja recuerdo.

Lo que más me gusta de la intuición es lanzarla justo en el momento que la siento. Requiere coraje y valentía. Está claro. No sabes ni sabrás cómo reaccionará el otro cuando la reciba. Es un acto de responsabilidad que reclama ser impecable con las palabras, no buscar tener la razón y sobre todo estar atento a la reacción del otro para saber manejar una situación que tú mismo has creado, sin guión ni agenda.

Intuición y suposiciones, para mí, van de la mano. Esas primeras impresiones que creamos en nuestras mentes sobre los demás condicionan el cómo nos relacionaremos con ellas. A veces esas impresiones nos invitan a conectar y en otras ocasiones nos crean muros que bloquean relaciones que podrían ser fructíferas y enriquecedoras.

Te invito a que escuches tus intuiciones y te hagas estas preguntas para desvelar qué muros y qué puentes creas en tus relaciones:
1. ¿Qué intuiciones sientes?
2. ¿Dónde en tu cuerpo nace la intuición?
3. ¿Qué frenos tienes para lanzar tu intuición ante los otros?
4. ¿Cómo sería atreverte a expresar tus intuiciones tal cual la percibes?
5. ¿Qué cambia en tus relaciones cuando compartes tus intuiciones?

Tú decides y de ti depende darle alas a tu intuición. Toca tener coraje. Atreverte supone exponerte a lo desconocido e imprevisible. Lo que cuenta es la intención que te lleva a compartir tus intuiciones y suposiciones. Compartir tu intuición con los demás supone también darle alas a tus relaciones.

Related Articles

Leave a Comment

Suscripción al blog

Ingresa tu correo electrónico para recibir notificaciones del blog.

Silvia Bueso

El secreto para pedir con gancho pasa por dar, dar y dar a los demás. Son las dos caras de una misma moneda: en el pedir está el dar, y el que da, siempre recibe. Por eso, pedir es clave para conseguir hacer realidad tus propósitos, tus sueños.

Tweets recientes

Sígueme en Twitter